Volver a volver.

Volver a dejar de ser una bala perdida,

volver a no ser un suicida.

Volver a llenarme porque contigo estaba lleno hasta el puto vacío. Y te fuiste.

Volver a ser eternos pero olvidados. Como cantantes del metro.

Volver a dejar de contestar que está todo bien. Porque yo no.

Volver a quererme.

Volver a querer.

Volver a recogerle el pelo a la vida y decirle que esta preciosa. Para que se deje follar y pare de joderme.

Volver a dejarle los pétalos a las margaritas,

volver a no convertir un campo de flores en uno de minas.

Volver a perderme para encontrarme.

Volver a encontrar en otros ojos las vistas al mar que buscaba. Y saltar.

Volver a crearme,

volver a creerme.

Volver a verte caminar por las aceras,

parece que posas para mi,

para mis ojeras.

Volver a volver.

tumblr_static_tumblr_static_filename_640

Querido estudiante de segundo de bachillerato, respira.

Querido estudiante de segundo de bachillerato, respira. Ya te has graduado  y selectividad está a la vuelta de la esquina. ¿Ves? Segundo de bachiller no se come a nadie aunque en septiembre pensases que sí. No te juzgo, soy la primera que empezó ese curso temblando y con miedo por la presión de no saber si iba a poder estudiar lo que tantos años llevaba soñando. Como has podido comprobar, tempus fugit, que diría mi profesora de latín. Hace un año yo estaba como tú, con un nudo enorme en el estómago sin poder comer ni dormir todo lo que me gustaría. Cada vez que pasaba por los pasillos de mi colegio, de lo que había sido mi familia durante tanto tiempo, los veía más lejanos, más distantes, más extraños. Nunca he sido de despedidas y eso era una en toda regla.

Recuerdo como lloré la noche antes de selectividad. Estaba abrazada a mi madre diciéndole que no iba a poder ser lo que yo quería, que no lo conseguiría. Estaba cagada, literalmente y con todas las letras de la palabra. Desayuné una tila y pastillas de hierbas para los nervios y aun así tuve que pasar por el baño unas tres veces antes de entrar en la universidad. Escúchame atento porque esto no te lo vas a creer: fueron los tres mejores días de bachillerato. Si, te hablo de selectividad. Hacer el primer examen y ver que los que has hecho durante el curso eran más complicados te da fuerzas para el siguiente. Se me fueron los nervios en cuanto abrí el examen y disfruté. Disfruté escribiendo cada respuesta y disfruté cada caña que me tomé cuando salía por la puerta. Disfruté de mis amigos, de los que ya tenía y de los que hice nuevos. Disfruté de estar a un paso más cerca de cumplir mi sueño.

No te estoy engañando, pero no dejes que nadie lo haga. Selectividad no es para tanto. La presión durante bachillerato es para tanto y está de más. Solo tienes que confiar en ti, saber qué es lo que quieres y al toro. En peores plazas has toreado este curso te lo aseguro.

Todo pasa muy rápido, hace un año yo estaba en tu lugar y ahora estoy escribiendo esto mientras estudio para los exámenes de la universidad, porque sé que a mí me hubiese gustado mucho leer algo así cuando estaba histérica todo el día. Mi consejo es que disfrutes al máximo cada segundo que te regale la vida. Somos instantes y es muy bonito recordar que has disfrutado de todos ellos. Sé que solo quieres que sea 10 de junio para irte a Salou, Mallorca o Gandía. Sé que solo quieres irte en septiembre lo más lejos de tus padres y poder “independizarte”. Te entiendo, es lo que yo quería y es lo que he hecho. Tú también estás harto de algunos profesores pero luego valorarás que se preocuparon por ti tanto como para echar de menos esa dedicación. En la universidad vas a ser un número, y les va a dar igual lo que te pase. No vas a escuchar música en los recreos, de hecho, ni los hay. No vas a ir por la facultad saludando a todo el mundo, no vas a tener a tus amigos de toda la vida en clase, ni si quiera vas a ir todos los días. Vas a echar de menos mucho todo lo que tienes ahora. Te lo digo por algo, porque es lo que a mí me pasa. Echo de menos a muchas personas y muchas situaciones de mi vida que se quedaron ahí, en bachillerato, en la E.S.O., que se quedaron en el pueblo. Ahora cada uno de mis amigos está estudiando en un sitio y durante el curso quizás hayamos coincidido todos una vez. Por eso te digo que disfrutes todo lo que puedas, que no te quejes de que bachillerato es una mierda. Que sí, que es una mierda bien grande pero es tu mierda y eres feliz ahí. No te estoy diciendo para nada que no vayas a ser feliz en la universidad, al contrario, yo soy muy feliz aquí. Estudio lo que quiero, quiero a gente que he conocido hace apenas unos meses y me han parecido años. He salido de fiesta, he conocido Madrid. HE VIVIDO. Y por eso no me arrepiento de nada, todo tiene sus pros y sus contras, pero no te arrepentirás de nada si disfrutas de cada momento de tu vida. Así que respira otra vez más, ponte tu mejor sonrisa, mírate al espejo y grítate que puedes con todo porque no hay mayor obstáculo que pueda frenarte que tu propio miedo a fracasar.

recortes tres

Un golpe de suerte

Siempre me decían que cuando dejase de buscar encontraría. Pero no me dijeron que tendría que perderme. Decidí salir a encontrarme, de todas formas ya estaba perdida.  Las calles de Madrid no paraban de mirarme, creo que hablaban de mí. Entonces empecé a odiar mi libertad. No creía en nada pero me di de bruces con la suerte y te vi. Todos los balcones hablaban de ti y de mí. Cada ventana abierta gritaba que dos almas la cruzaran. Y empecé a creer que hay nudillos que parecen golpes de suerte. Y tú fuiste uno bien fuerte.

Estabas en esa esquina. Te juro que no podía parar de mirarte. Y cuando te reíste por primera vez supe al instante que sabría diferenciar toda mi vida entre mis viejas canciones y mi banda sonora. Tu risa se parece mucho a esta segunda. Desde ese momento pienso que el cierzo es caricia y no una hostia tras la esquina.

Esta es la primera vez que escucho en alto lo que siento y no sé qué me pasa. Me pasa que me asustas. Me pasas. Y me pasas ahora. Ya no sé si soy la valiente que lleva toda la vida haciéndote reír o la loba asustada que no sabe admitir que quiere que te quedes. Ella sola no puede guiar a la manada que tiene en el pecho. Y por ahora está aullando el lado izquierdo. Tengo que conspirar contra mis propios razonamientos y gritar por casa para no seguir escuchándote aquí dentro.

MALASAÑA

No sé.

Processed with VSCO with hb2 presetJueves, viernes o sábado. Qué más da si llueve o está nublado. He visto amanecer en mejores lugares, pero no tan borracha. Ni tan sabiendo que estoy hundida en una jodida mierda bien grande. A ras del suelo, como un avión de papel a punto de estrellarse. Ven, por favor, sóplame. Aunque todo me resulta muy triste, quiero volar. Quiero irme. Se me da fatal reconocer que quedarme es algo que nunca se me ha dado bien. Siempre he echado raíces en lugares que terminaron no siendo los míos. El tiempo acaba hallando la forma de que acabemos justo donde más pertenecemos.

Si tuviese que ser una palabra, sería inhabitable. Lo he intentado, lo juro. He sido hogar para alguien a quien todo el mundo le pareciese acogedor a mi lado. He intentado desnudarme, y desdudarme. Pero me faltó la luz, y todo lo demás. Todo lo demás, lo que sobraba, eso nunca me abandonó. Y tú tampoco. Pero aquí no vas a sobrevivir porque a quien no quiere salvarse no les salva ni el final de la guerra. Por lo menos ya sabes dónde estoy, puedes venir en cualquiera de tus huidas para calmar el dolor. Pero hay una condición, este no es un sitio para hablar de amor.

Vivo en una laguna, muy negra. Aunque mi pasado se parece más a un océano donde suelo hundirme, muy de vez en cuando. Y me quedo en el fondo, para ver si es cierto eso de que es mejor tarde que nunca. Pero cuando empieza a ser nunca, cuando uno entiende que ya no va a venir nadie a buscarte y vas a tener que bailar solo esa canción de Taburete que no para de sonar en bucle, comprendes que la vida duele. Que quien no juega con fuego se hiela, pero que el hielo también quema.

No sé, prueba a ver. Abraza al iceberg.

Punto y aparte.

Punto y aparte.

Ya no tengo paciencia para algunas cosas.

No, no me he vuelto arrogante, he llegado a un punto de mi vida en el que aparto lo que no me aporta. No quiero perder más tiempo con aquello que me hiere.

No tengo paciencia para las críticas en exceso o cualquier tipo de exigencia. He perdido la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreírle a quien ni si quiera me mira a la cara.

He decidido no dedicar ni un solo minuto más a quien me miente o me quiere manipular. A quien me sonríe pero me clava el cuchillo por detrás.

No soporto que me comparen. Tú no eres mejor que yo ni mejor que nadie.

Estoy harta de vivir rodeada de cinismo e hipocresía. Deberíamos querer ser los mejores sin tener que pisarle a otro los talones. Nunca sabes a qué altura de la escalera vas a estar, pero por si acaso pide permiso antes de pasar.

Y en la amistad da asco la falta de lealtad. El protagonismo y las exageraciones me aburren y no acepto a quien en público está ausente y en cuanto se da la vuelta empieza a opinar del resto de la gente. Escúchame, no puedes acusar a alguien con el dedo cuando tienes las manos llenas de mierda. Así que haz un favor al mundo y cállate la boca.

Pero sobre todo, ya no tengo paciencia para quien no merece mi tiempo. No puedo andar regalando lo más valioso que tengo.

th

Vivir

A veces frenamos por el miedo que nos produce no saber qué pasará ni qué será de nuestras vidas. Por no saber que habrá después. Tomando esta decisión, nos cerramos puertas y cortamos carreteras. Carreteras de las que desconocemos su velocidad permitida, aunque probablemente nuestra vida vaya mucho más deprisa. Desconocemos su paisaje, aunque probablemente nuestra vida sea mucho más oscura y tenebrosa. Como cuando hay niebla, pero día tras día. Pero lo que más nos aterra, es un final que no sabemos hacia qué lugar va, ni a qué velocidad. Temiendo que por una vez seamos nosotros los lentos. Los lentos en asimilar que el viaje ha terminado y no nos ha dado tiempo ni a leer los carteles que íbamos pasando. Y entonces nos darán igual las malas decisiones que tomamos y las oportunidades que se nos escaparon porque ya no habrá ningún radar que pueda medir la intensidad de lo vivido. Y ese, es el mejor destino.Processed with VSCO with g3 preset

Verso a beso

Extremoduro en bucle

cada domingo de octubre.

Estoy sola pero en buena compañía.

Ella si es fiel, amor, ella es mi poesía.

Quiero un hijo con sus versos

y que nos salgan estrofas de gemelos.

De arte mayor

o de arte menor.

Poesía y yo

No encuentro

una

rima

mejor.

img_20161018_012616

img_20161018_012616-copia

TIME

Puede parecerte la persona más segura del planeta si no la conoces. Incluso, en ocasiones, puede parecerte algo fría. Pero por dentro vive insegura. Siempre ha sido así, esto no es nada nuevo para mí. Pero las agujas del reloj pasan y muy a mi pesar, el tiempo nos distancia.

Ya no eres tan pequeñita ni llevas dos coletitas tan perfectamente peinadas. Que mona estabas. He de reconocer, que no eres lo más fácil del mundo para conocer, pero si alguien entra dentro de ti. Allí, muy al fondo. Donde el calor de tu corazón es el único abrigo ante cualquier desesperación. Entonces, y solo entonces, querrán acampar en tus labios y escalar tu espalda para siempre. Y  a nada que observen un poco tu rostro se toparán con unos ojos que tienen y quieren respuestas. Pero aun así no sabrían que podrían encontrar un mundo en tu cabeza si tuviesen la destreza de espiarte mientras duermes.

15

 

Quererte creer

Nunca creí en muchas cosas. Pero creía en ti. Creía en tu forma de hacerme perder los nervios cada vez que intentábamos planear algo. Pero creía aún más en la manera que tenías de hacer que perdiese la cabeza cada vez que sonreías. Me gustaba creer en ti. Me gustaba creerte y mucho, muchísimo más, quererte. Querer verte a cualquier hora, querer que me hicieras reír, querer que me quisieras. Y mucho, muchísimo más, querernos. Sé que es una palabra fuerte, querer a alguien conlleva muchas cosas. Pero tú lo hacías tan fácil que no se me ocurría pensar que tuviese algún tipo de complicación o que algún día pudiera caerme de entre tus brazos. Aun que he de reconocer que a mí a veces me costaba, se me hacía cuesta arriba y con fatiga. Y entonces venías tu a empujarme, a llevarme a la llanura para enseñarme la puesta de sol tan maravillosa que escondían tus manos. Nunca antes un paisaje me había acariciado el alma de tal manera que perdiese la vida en un suspiro tan profundo como quererte. Como creerte.PicsArt_04-29-10.43.38

¡¡¡Sorpresa!!!

Hola a todos!!! Este post es completamente diferente a cualquier otro que hay en mi blog pero la ocasión lo merece. Hoy os traigo algo que espero que os cause tanta ilusión como a mí. Llevo mucho tiempo queriendo tener un trato más cercano con todos vosotros y tras mucho pensarlo, por fin ha llegado el día. Y como no, tenía que ser en martes. Porque si, porque amo los martes. Quería compartir esto con vosotros porque al fin y al cabo sois mi familia virtual y el verdadero motivo de que hoy…………..

Processed with VSCO with b1 preset

……abra MI CANAL DE YOUTUBE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Solo espero poder complaceros, de la misma manera que he hecho con mis letras, con mi voz. Así que os espero en mi canal cada martes, con las mismas ganas que os voy a esperar aquí. Que haya dado este salto a YouTube no significa que vaya a dejar de lado mi blog, al fin y al cabo este salto es por todos vosotros que estáis leyendo esto y sin vosotros nada de esto sería posible. No me queda mucho más que decir, solo agradeceros de corazón que me leáis cada martes, que estéis aquí y que os gusten tanto mis vídeos como mis posts.

Nos vemos a las 21:00 en YouTube (Lora vic). Dejaré el link sobre las 21:00 en mi biografía de Instagram por si preferís acceder desde allí.

¡¡¡¡GRACIAS por tanto y muchos muchos muchos BESOS!!!!