¡¡Notición!!

 

¡¡Hola a todos!!

Esta vez no vengo a haceros sentir, don’t worry. Pero prometo que muy pronto tendréis nuevo post.

Voy a hablaros de un proyecto que acabo de comenzar con Kalk. Se trata de una marca lifestyle de accesorios de joyería para una mujer diferente y espontánea. Cuenta con una tienda online donde puedes encontrar las últimas tendencias en joyas pensadas exclusivamente para ti, para mí, para nosotras. Trabaja para fusionar las tendencias de la moda y plasmarlas en diseños de bisutería para una mujer actual y que le gusta mimarse.

La filosofía de Kalk es que marcar la diferencia te hace ser única y consigue que cada uno de los artículos transmita personalidad y estilo. Son joyas exclusivas, pero asequibles, de gran variedad de diseños y para cualquier tipo de mujer.

Yo me siento única y busco accesorios que me definan en cada momento de mi día. Yo soy una chica Kalk, ¿y tú?

Si estás pensando en darte un capricho o hacerle un regalo a alguien especial, ¡estás de suerte!

Ahora con mi código “LORAVIC20” tienes un 20% de descuento en tu compra. No te lo pienses dos veces, solo tienes que pinchar aquí https://www.kalkstore.com/ y conseguir unos accesorios preciosos.

Por aquí os dejo algunas fotos con algunos de los muchos artículos que podéis encontrar en la web:

Nos leemos  muy pronto.

¡¡Muchos besos!!

 

 

 

Anuncios

No sé.

Processed with VSCO with hb2 presetJueves, viernes o sábado. Qué más da si llueve o está nublado. He visto amanecer en mejores lugares, pero no tan borracha. Ni tan sabiendo que estoy hundida en una jodida mierda bien grande. A ras del suelo, como un avión de papel a punto de estrellarse. Ven, por favor, sóplame. Aunque todo me resulta muy triste, quiero volar. Quiero irme. Se me da fatal reconocer que quedarme es algo que nunca se me ha dado bien. Siempre he echado raíces en lugares que terminaron no siendo los míos. El tiempo acaba hallando la forma de que acabemos justo donde más pertenecemos.

Si tuviese que ser una palabra, sería inhabitable. Lo he intentado, lo juro. He sido hogar para alguien a quien todo el mundo le pareciese acogedor a mi lado. He intentado desnudarme, y desdudarme. Pero me faltó la luz, y todo lo demás. Todo lo demás, lo que sobraba, eso nunca me abandonó. Y tú tampoco. Pero aquí no vas a sobrevivir porque a quien no quiere salvarse no les salva ni el final de la guerra. Por lo menos ya sabes dónde estoy, puedes venir en cualquiera de tus huidas para calmar el dolor. Pero hay una condición, este no es un sitio para hablar de amor.

Vivo en una laguna, muy negra. Aunque mi pasado se parece más a un océano donde suelo hundirme, muy de vez en cuando. Y me quedo en el fondo, para ver si es cierto eso de que es mejor tarde que nunca. Pero cuando empieza a ser nunca, cuando uno entiende que ya no va a venir nadie a buscarte y vas a tener que bailar solo esa canción de Taburete que no para de sonar en bucle, comprendes que la vida duele. Que quien no juega con fuego se hiela, pero que el hielo también quema.

No sé, prueba a ver. Abraza al iceberg.

Punto y aparte.

Punto y aparte.

Ya no tengo paciencia para algunas cosas.

No, no me he vuelto arrogante, he llegado a un punto de mi vida en el que aparto lo que no me aporta. No quiero perder más tiempo con aquello que me hiere.

No tengo paciencia para las críticas en exceso o cualquier tipo de exigencia. He perdido la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreírle a quien ni si quiera me mira a la cara.

He decidido no dedicar ni un solo minuto más a quien me miente o me quiere manipular. A quien me sonríe pero me clava el cuchillo por detrás.

No soporto que me comparen. Tú no eres mejor que yo ni mejor que nadie.

Estoy harta de vivir rodeada de cinismo e hipocresía. Deberíamos querer ser los mejores sin tener que pisarle a otro los talones. Nunca sabes a qué altura de la escalera vas a estar, pero por si acaso pide permiso antes de pasar.

Y en la amistad da asco la falta de lealtad. El protagonismo y las exageraciones me aburren y no acepto a quien en público está ausente y en cuanto se da la vuelta empieza a opinar del resto de la gente. Escúchame, no puedes acusar a alguien con el dedo cuando tienes las manos llenas de mierda. Así que haz un favor al mundo y cállate la boca.

Pero sobre todo, ya no tengo paciencia para quien no merece mi tiempo. No puedo andar regalando lo más valioso que tengo.

th