¡¡¡Sorpresa!!!

Hola a todos!!! Este post es completamente diferente a cualquier otro que hay en mi blog pero la ocasión lo merece. Hoy os traigo algo que espero que os cause tanta ilusión como a mí. Llevo mucho tiempo queriendo tener un trato más cercano con todos vosotros y tras mucho pensarlo, por fin ha llegado el día. Y como no, tenía que ser en martes. Porque si, porque amo los martes. Quería compartir esto con vosotros porque al fin y al cabo sois mi familia virtual y el verdadero motivo de que hoy…………..

Processed with VSCO with b1 preset

……abra MI CANAL DE YOUTUBE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Solo espero poder complaceros, de la misma manera que he hecho con mis letras, con mi voz. Así que os espero en mi canal cada martes, con las mismas ganas que os voy a esperar aquí. Que haya dado este salto a YouTube no significa que vaya a dejar de lado mi blog, al fin y al cabo este salto es por todos vosotros que estáis leyendo esto y sin vosotros nada de esto sería posible. No me queda mucho más que decir, solo agradeceros de corazón que me leáis cada martes, que estéis aquí y que os gusten tanto mis vídeos como mis posts.

Nos vemos a las 21:00 en YouTube (Lora vic). Dejaré el link sobre las 21:00 en mi biografía de Instagram por si preferís acceder desde allí.

¡¡¡¡GRACIAS por tanto y muchos muchos muchos BESOS!!!!

Anuncios

El amor mueve montañas

No conocía la depresión y me di con ella de bruces ante la persona de la que me había enamorado. Creo que es de lo más complicado que puede salir adelante. Perdí muchas veces la esperanza, él la buscó sin descanso y me la regaló mil veces. Yo en pijama, con mi cara sin lavar, los ojos tristes llenos de legañas, el pelo despeinado y la boca seca y entreabierta para seguir respirando, lo eché de mi vida y lo aparte de mí.

fb_img_1462456268227

Le hice ver todo lo malo de mi misma y no le di esperanza alguna, pero a él no le importó. Ni siquiera se apartó unas horas, quería luchar y ganar sin saber que medios requiere esta batalla, sin conocer a su enemigo. Me cuidó como nunca antes me había cuidado nadie, me trató con delicadeza y se enfrentó a todo de cara, sin miedo, con una valentía que ni el mismo reconocía. El amor mueve montañas, y también las salva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miss

Nunca he sido muy de despedidas porque me cuestan, me duelen, me faltan. Me falta el frio del invierno y un café caliente en el bar de mi pueblo cada viernes. Me faltan los besos de buenas noches y un “baja, te estoy esperando”. La verdad es que decir adiós me cuesta lo suyo porque sé que va ligado a echar mucho de menos y eso es algo que no llevo demasiado bien. Aunque no creo que sea malo, quiere decir que se quiere, que te quiero. Pero joder, siempre me ha gustado verte ayer, hoy, mañana y pasado. Eso es lo que voy a echar realmente de menos, el pasado. Aquel tiempo, a nosotros en aquel tiempo. Aunque no te lo parezca, esto me deja muy confundida porque no sé a dónde voy sin ti, sin nosotros. Y cuando uno no sabe a dónde va, es mejor no llevar a nadie por si lo pierde. Con perderse a sí mismo, es suficiente…

Processed with VSCO with b1 preset

1 SEP. 2016

Processed with VSCO with f2 preset

Llegan los nervios previos a un examen. Los abrazos y besos de reencuentro. El tiempo con un poco de frío y un jersey. Llegan las maletas previas a una despedida. Los abrazos y besos en el andén despidiendo un tren sin saber cuándo va a volver. Llegan muchos “te echaré de menos”. Pero hay poco tiempo para vernos. Llega empezar, o acabar. Crecer y dejar atrás.    Llega septiembre. Con un poco de frío y olor a miradas que no se volverán a ver. Pero se está bien.

 

Septiembre, siempre triste

 

Septiembre, siempre triste

Ya no somos lo que un día fuimos, ha llovido mucho desde entonces y solo queda el recuerdo vago de lo que fuimos, pequeñas cicatrices que, de verlas, nos hacen evocar algo que ya no podemos sentir, sino sólo visualizar. Y debemos cargar con ese álbum de fotos siempre, sin posibilidad de dejar de mirar, aunque sea un poco, hacia atrás. Sin dejar de preguntarnos si los caminos que tomamos fueron los correctos. Y no consigo olvidar aquel día en el que papá desmontó el columpio porque se estaba oxidando, y juró repararlo pronto, pero el tiempo ha pasado y nosotros hemos crecido, y aquel capítulo se quedó colgado, nada de punto y final, sólo unos puntos suspensivos a los que asoma un gran precipicio. Un capítulo de una historia que jamás pasará del prólogo porque ya no somos los mismos.  Aquel día se me empezó a quemar algo por dentro hasta que me convertí en mi propio infierno. Intenté seguir hacia delante pero el pasado siempre vuelve y no podemos correr más que los recuerdos. A mí me pesan las piernas, y el paso del tiempo. Me pesa aquel verano de insomnio y sexo, de largas noches de cervezas en el bar y de fiestas en el pueblo. Aquel verano de querernos hasta rozar lo incómodo. Aquel verano de todo eso que se perdió en septiembre, un día de lluvia, y fue como despertar del sueño más bonito del mundo. Solo que esta vez, todo era real, y ojalá no lo fuese. Septiembre, siempre triste, me desespera y me cuesta seguir cuando intuyo que lo que me espera no será mejor que todos aquellos maravillosos días de mierda.

Memories

Memories

Somos quienes somos gracias a lo que aprendemos y recordamos. Sin memoria seríamos incapaces de percibir, aprender o pensar, no podríamos expresar nuestras ideas ni tendríamos una identidad personal, porque sin recuerdos sería imposible saber quiénes somos y nuestra vida perdería sentido. Aunque debo decir que tampoco es bueno tener constancia de todos los recuerdos porque si recordásemos todo estaríamos tan enfermos como si no recordásemos nada. Me atrevo a decir que en ocasiones desearía no acordarme de todo. En especial de los momentos malos, que son los que más intensamente recuerdo y los culpables de mi insomnio noche tras noche. No se muy bien quien tiene la culpa, si la vida por ser tan puta o yo por dejar que me putee. Si me permitís daros un consejo, VIVIR y reír hasta que tengamos los labios tan desgastados que ni siquiera podamos quejarnos de lo mal que nos pueda tratar la vida.

Tempus fugit

img_20160806_174754_1470526386546.jpg

Tempus fugit

Cuando era pequeña y lloraba o me preocupaba por tontadas, los adultos de mi alrededor me decían que disfrutase de cada momento porque llegaría un día en el que me despertase y estos momentos habrían desaparecido. Recuerdo que esto me parecía absurdo, ¿cómo se pueden escapar los momentos? Era algo que yo no lograba entender. Pero luego creces, ves crecer a los tuyos, a unos irse y a otros quedarse, o a veces tu eres la que se queda o la que se va. Observas como pasa la vida, y tu con ella. Y te das cuenta de que las cosas cambian aunque no quieras y recuerdas cómo te sentías cuando él te miraba así, o  cómo la sonrisa de tu madre ha secado más lagrimas que cualquier clinex. No tenemos control sobre el tiempo ni sobre como o cuando cambian las cosas. Pero hay algo de lo que podemos estar seguros: siempre cambian. Un día nos damos cuenta de que solo tenemos el control de lo que hacemos con cada momento antes de que desaparezca.

Terminal

PicsArt_07-29-04.18.34

Terminal

687474703a2f2f332e62702e626c6f6773706f742e636f6d2f2d623379634368663576616b2f5563723556664b613662492f4141414141414141414d302f704f45687942416a2d32342f73313630302f74756d626c725f6d6236666130646559

No quieras saber las veces que he pensado que tú y yo no somos más que una mesa de algún bar situado en medio de un aeropuerto intensamente transitado; con mil vidas turísticas que embarcan y desembarcan sonrisas. Yo solo intento no pasarme con el peso de los sentimientos y te olvido cuando bajas de un avión y te busco cuando subes en otro porque solo puedo invitarte a una taza de café, algún que otro cigarrillo en el baño y conversaciones que no llegan a ninguna parte. Por eso nunca me molesto en retenerte, porque sé que no tengo nada que ofrecerte que vaya a hacer que te quedes.

Eres como una luz parpadeante. Cuando vuelves, ocupas todo, me paralizas y entonces es cuando yo quiero apagarte. Pero cada vez que te vas, y veo como luces cada vez menos, noto un enorme hueco en el pecho que solo me causa desconcierto y no saber qué es lo que quiero. Es una lucha mente-corazón y yo siempre he sido muy de lo segundo, joder. Pero eh, de madrugada cogiste el primer vuelo, y luces (y dueles) cada vez menos.

Me dueles

Me dueles

Aún no entiendo por qué si la ausencia es vacío, está tan llena de ti. Y tu sonrisa, joder… Maldita sea. ¿Alguna vez habéis visto un atardecer en la playa? Pues la misma calma, la misma magia, pero en su boca. Soy de las que creen que los trucos puede aprenderlos cualquiera, pero la magia se tiene o no se tiene. Y en este caso puedo aseguraros, con toda la certeza que mi parte cuerda me permite, que cada vez que le miraba una estrella del cielo se apagaba. La verdad es que es muy complicado escribir todo esto en pasado y recordar la valentía con la que me atreví a echarle de mi vida, sin prever lo duro que se me haría aceptar la caducidad del paraíso y tolerar la intermitencia de la felicidad. Pero continuamente pienso que allí donde hay alguien a quien se quiere muchísimo y donde hay alguien que nos quiere de verdad, ese sí que es el lugar más bonito del mundo. Aunque no pueda estar en él, ni contigo. Y quiero, te quiero. Pero me duele, me dueles.

Los días tristes duran 24h

DSC_0192

Los días tristes duran 24h

De cajón o de cabeza¿Cuál es el precio exacto de la felicidad? Quizá la felicidad este dentro de cada uno , y como la soltamos en cada carcajada, no podemos calcular cuantos gramos pesa. Felicidad es ser, estar, querer, vivir. Es cada poro que tenemos en el cuerpo y cada persona que tenemos en el corazón. Pero cuando algo va mal, no valoramos lo que tenemos y nos auto convencemos de que no somos felices y de que nuestra vida, incluyéndonos a nosotros mismos, no vale para nada. Solo, porque tenemos un mal día, una mala semana o una mala racha. Pero no una mala vida. Los días tristes también duran solo 24 horas. Y es que, se necesita bajar  para apreciar las maravillosas vistas cuando estás arriba.

tumblr_nn3410kJXM1rg09p7o1_500