Punto y aparte.

Ya no tengo paciencia para algunas cosas.

No, no me he vuelto arrogante, he llegado a un punto de mi vida en el que aparto lo que no me aporta. No quiero perder más tiempo con aquello que me hiere.

No tengo paciencia para las críticas en exceso o cualquier tipo de exigencia. He perdido la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreírle a quien ni si quiera me mira a la cara.

He decidido no dedicar ni un solo minuto más a quien me miente o me quiere manipular. A quien me sonríe pero me clava el cuchillo por detrás.

No soporto que me comparen. Tú no eres mejor que yo ni mejor que nadie.

Estoy harta de vivir rodeada de cinismo e hipocresía. Deberíamos querer ser los mejores sin tener que pisarle a otro los talones. Nunca sabes a qué altura de la escalera vas a estar, pero por si acaso pide permiso antes de pasar.

Y en la amistad da asco la falta de lealtad. El protagonismo y las exageraciones me aburren y no acepto a quien en público está ausente y en cuanto se da la vuelta empieza a opinar del resto de la gente. Escúchame, no puedes acusar a alguien con el dedo cuando tienes las manos llenas de mierda. Así que haz un favor al mundo y cállate la boca.

Pero sobre todo, ya no tengo paciencia para quien no merece mi tiempo. No puedo andar regalando lo más valioso que tengo.

th

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s