Disappear here

Un día te das cuenta de que estás tan vacío por dentro que solo de pensarlo te entra vértigo. Nos hemos acostumbrado a ser precipicios, y a precipitarnos. A sonreír cuando nos disparan y decir que no nos ha dolido. Total, qué sabrán ellos de lo de adentro. Sigues esperando, rimando insomnio con nicotina, y desesperándote. Sé que las cosas podrían ir mejor, pero no van. Y claro que podría haber más amor, pero no lo hay. Que yo te entiendo, yo también me he caído y aquí sigo. Soy consciente de las cosas que no vi, pero sentí como el que vio, y es obvio que hoy este yo así. Por eso te digo que a mí de dolor no me tienes que decir nada que hace tiempo que sufro el mío, y sé lo que es estar jodido. El error está en que aprendemos a ser fuertes antes de saber el poder que tiene el tiempo. Frena, que las venas te piden más vida y la vida te pide más ganas. Mira, yo no tengo ni idea de escribir ni de la vida y mucho menos soy alguien para juzgarte. Pero creo que debes saber que en esta vida hay partes que es mejor no pararse a entender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s