Carta a un soldado militar.

Querido soldado:

No sé como empezar a escribirte, ya que soy consciente de que todo lo que pueda decirte no estaría a la altura de tus méritos.

Empezaré por decirte que te admiro, aunque no sepa quién eres, ni de donde. No importa. Te mereces mi admiración y la de cada persona que habita en nuestro país.

Cuando era una niña, sólo era capaz de ver vuestra labor plasmada en los desfiles que emitían en televisión. Pero desde que soy mas consciente  de cuantos millones de personas necesitan ayuda, considero que todos y cada uno de vosotros poseéis un enorme don de valentía, coraje, fuerza y esperanza. Muchas veces, esta última, es la que lleva a todo lo demás. La esperanza es algo que no todo el mundo tiene la suerte de poseer, puesto que hay muchas personas que tal y como sobreviven frente a las diferentes situaciones que les presenta la naturaleza, o su propia desdicha de nacer en países subdesarrollados, no tienen nada que perder. Porque viven con los días contados, y la única forma de conseguir menos llantos y mas sonrisas, es confiando en vosotros y en las ganas que tienen de sobrevivir. Mirando mucho más allá del color de su piel, de su sexo o religión.

Pero tampoco podemos olvidarnos de que más de un 50% de los niños de España viven en el umbral de la pobreza. Y tanto estas situaciones dentro de nuestro país como las situaciones externas, no son emitidas en televisión puesto que a menos de la mitad de personas no les importa lo que ocurra más allá de sus propias narices.

Me abruma saber que hay gente que no valora el esfuerzo y el trabajo que hacéis y que siempre recorten dinero destinado al ejército.
Pero apuesto que toda esta gente no serían capaces de coger un avión, irse a kilómetros de sus viviendas, dejar a su familia h amigos, y poner su vida colgando de un hilo por todos nosotros, por su país.
Porque no solo lleváis un escudo bordado en vuestros uniformes, sino que lo lleváis bordado en vuestro corazón.

Yo, que tengo la oportunidad de agradeceros el trabajo y la valentía de poner vuestra vida antes que las nuestras, os doy las gracias de corazón por todas las personas que viven en la ignorancia y no piensan en el bien que nos hace tener un ejército. Y mucho más que hacernos bien a nosotros, hacéis bien a las personas que necesitan vuestra ayuda realmente.

Como he dicho al empezar a escribirte, no sé quien eres, pero quiero que sepas que los verdaderos héroes son anónimos. Y tú, y todos tus compañeros lo sois.
Gracias por velar por las vidas de los habitantes de vuestra patria.

Deseo y espero que la suerte esté siempre de tu parte, héroe.

Laura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s